Osael Maroto, Presidente de la Federación Costarricense de Fútbol y Horacio Elizondo, Presidente de la Comisión de Arbitraje coinciden en que el proyecto del arbitraje en Costa Rica tiene un futuro prometedor y están trabajando porque se haga realidad.

Ambos brindaron conferencia de prensa este martes en las instalaciones de la FCRF para anunciar oficialmente la continuidad de Elizondo al frente del arbitraje nacional. Las conversaciones llegaron a buen puerto con el apoyo del Comité Ejecutivo.

Algunos de los principales cambios que se van a realizar de forma paulatina, pero en un futuro inmediato es que las subcomisiones de arbitraje que existían en las Ligas de Fútbol Sala, LINAFA y Futbol Playa se van a eliminar.

“Ahora la Federación las va a absorber, y en el caso de la Comisión de Arbitraje su presidente lo nombra el Comité Ejecutivo. A su vez, ese presidente recomienda a los integrantes que la conforman, que deberán ser ex árbitros” expresó el presidente de la FCRF.

“Lo que queremos es que los árbitros del sistema profesional (Primera y Liasce) pasen a ser planilla de la Federación y que estén en control de la Federación, porque a hoy no es así. Tenemos un vacío de quien es el jefe y tenemos que acabar con eso. Estamos trabajando en esto porque este tema tiene un pasado largo”, agregó Osael Maroto.

En este momento los pagos a los árbitros se hacen de manera informal, pues ellos pertenecen a asociaciones, los clubes les pagan a las ligas y las ligas a las asociaciones. Esto es un paso fundamental en busca de profesionalizar el arbitraje en el país.

“La institucionalidad de la Federación siempre va a estar por encima de las personas. El tema de las comisiones y subcomisiones es algo que está reglamentado por FIFA y no se venía haciendo correctamente, arrastramos cosas del pasado que se van a empezar a corregir”, añadió el presidente.

Por su parte, Horacio Elizondo se mostró satisfecho porque el proyecto del cual se están sentando las bases va a continuar. Además dijo sentir un compromiso total de los árbitros quienes de manera pública apoyaron su trabajo por completo.

“Esto a cada uno de nosotros nos ha dejado una enseñanza para hacerlo mejor. Los árbitros me hicieron llorar. Fue una decisión de ellos muy genuina que no me había tocado vivir, y no había visto una manifestación de ese tipo y creo que tiene que ver por una manera de trabajo que sincronizamos y nos pusimos de acuerdo entre todos”, indicó Elizondo.

Y añadió: “Hemos conversado y saben que hay parámetros que hay que respetar. No van gorditos a la cancha como antes, estamos dando pasos y eso es lo importante porque ellos quieren crecer y avanzar y eso me da mucha esperanza”.

Ambos detallaron que el proyecto por contar con el VAR en el país seguirá adelante, y aunque “pueden pasar muchas cosas en el camino”, confían en que no pase de este 2024.