Los deportistas siempre tienen obstáculos y sacrificios que vencer para cumplir sus sueños, pero en el caso de la joven futbolista de la Selección Sub17 femenina Dana Campos, su principal batalla fue contra el cáncer.

El 2020 se llenó de ilusión para esta joven (en ese momento de tan solo 14 años) cuando tuvo su primera convocatoria a un microciclo con la Selección Nacional. Pero días después de recibir el llamado, le diagnosticaron un cáncer abdominal.

IMG 9984

En ese momento inició el partido más importante de su vida, con tratamientos que le generaron en ese momento limitaciones físicas y que le alejaron de lo que más amaba… el fútbol.

Pero la perseverancia, la fe y el apoyo incondicional de su familia se convirtieron en la gasolina que la sostuvo firme para enfrentar esta gran prueba.

“El 2020 fue complicado, tuve que dejar el fútbol por cáncer, estuve casi dos años sin jugar fútbol y sin tocar una cancha. El apoyo de la familia en un deportista es algo transcendental, ya que te acompañan en todo el proceso y en los momentos más difíciles de mi vida”, comentó Dana.

Luego de vencer el cáncer, se propuso regresar a lo que más le apasiona, y principalmente tenía una meta en su corazón… volver a luchar por la oportunidad de estar con la Tricolor.

A partir de ese momento inició una nueva etapa de resiliencia, donde el anhelo de correr en un terreno de juego y vestir la camiseta de todos los ticos la empoderaban para dar grandes pasos en su recuperación.

Esta vecina de San Isidro de Heredia, logró volver a retomar con el paso del tiempo su ritmo como futbolista, y hasta se convirtió en campeona el año anterior con el club Cubujuquí en la categoría U17 del fútbol femenino.

IMG 9584

“La disciplina lo es todo, tanto en el deporte como en la vida, por ejemplo, en el fútbol siempre si uno es constante y entrena, va a lograr el éxito”, destacó.

Pero si de sueños se trata, verse en la lista final de 21 jugadoras que disputarán con la Selección Femenina Sub 17 el Campeonato Clasificatorio de CONCACAF que se realizará en México del 1 al 11 de febrero fue como tocar el cielo.

“Es un honor, es algo que mi yo de 10 años no se lo creería, que tenga la oportunidad de venir a entrenar día a día con la Selección, es algo que me hace muy feliz,”, añadió.

La joven guerrera espera contar con la oportunidad de representar por primera vez a Costa Rica en un premundial y que juntas logren alcanzar una de las dos plazas a la próxima Copa del Mundo Sub17 Femenina que se realizará en República Dominicana en octubre y noviembre de este 2024.