Como parte de las acciones de Responsabilidad Social de la Federación Costarricense de Fútbol es que hoy la casa de las selecciones nacionales le abrió las puertas a un grupo de privados de libertad para compartir con ellos.

Colaboradores de todas las área de la FCRF regalaron un espacio de esparcimiento a un grupo de hombres de la Unidad de Atención Integral Reinaldo Villalobos que buscan dejar por unos instantes los barrotes.

Y la mejor forma de hacerlo fue mediante una “mejenga” en la cancha natural más nueva del Complejo FCRF-Plycem donde compartieron no solo del fútbol, también de risas y deporte.

Manfred Arias, promotor deportivo del centro, agradeció la apertura de la Federación que con este tipo de actividades manda un claro mensaje del compromiso que se tiene con el fútbol como herramienta de transformación social.

“Esto es parte del proceso y del desarrollo que se les brinda a ellos y de lo que se trabaja en las diferentes áreas de trabajo social, psicología, pensando en la reinserción social de los muchachos.

Nosotros desde la parte deportiva tratamos de motivarlos a ellos. En este grupo tenemos muchachos estudiantes, algunos en escuela, colegio y tenemos estudiantes en la UNED. Entonces para ellos es muy importante venir y sentirse libres por un rato y dejar esos barrotes olvidados y venir a disfrutar con la gente y demostrar que las cosas se pueden hacer diferente”, comentó Manfred.

La actividad fue una iniciativa de la Secretaría General y la Dirección de Recursos Humanos de la FCRF. Además del compartir, los privados de libertad recibieron una donación de balones de fútbol y tuvieron un recorrido para que conocieran las instalaciones de la Federación.