La Selección Nacional de Playa tiene el gran reto de disputar de forma consecutiva en los meses de abril y mayo dos torneos internacionales.

La primera competición será el clasificatorio de Concacaf hacia los Juegos Mundiales de la Arena, que se llevará a cabo del 6 al 8 de abril, en El Salvador.

Esta eliminatoria está compuesta por las selecciones de Estados Unidos, Bahamas, Guatemala, Costa Rica, Belice y Trinidad y Tobago, las cuales tendrán que enfrentarse en cuartos de final, en el caso de El Salvador que al ser el anfitrión está clasificado directamente a semifinales.

La Tricolor deberá enfrentarse en cuartos de final a Guatemala, el partido se disputará el jueves 6 de abril, a las 2:45 pm, en el estadio de la Costa del Sol.

El ganador de esta llave pasará a semifinales y jugará ante los salvadoreños el viernes 8 de abril, las dos selecciones que lleguen a la final obtendrán el pase a los Juegos Mundiales de la Arena Bali 2023.

FB IMG 1680290157093

Los nacionales, dirigidos por el entrenador Sheidron Grau, llevan un proceso sólido de preparación en donde se ha buscado mezclar jóvenes con jugadores de trayectoria y experiencia internacional, además de disputar fogueos con países de alto calibre como Argentina y Colombia.

“La mezcla que hemos hecho con jugadores jóvenes y veteranos ha sido idónea para poder enfrentar las eliminatorias, han tomado con responsabilidad el hecho de estar en la Selección Nacional, vienen con hambre y con ganas de hacer bien las cosas”, comentó Sheidron.

 

Esta eliminatoria es de gran importancia, ya que servirá de parámetro para lo que enfrentarán en el próximo Torneo de la Concacaf que se realizará en Bahamas del 8 al 14 de mayo, donde se repartirán dos boletos al Campeonato Mundial de Fútbol Playa de FIFA.

“Ya tenemos un año en el proceso, estamos afinando los últimos detalles para enfrentar esta eliminatoria que es importante, pero sobre todo para el Premundial que tendremos el próximo mes en las Bahamas, que es el clasificatorio al Mundial”, aseguró Grau.