Walter Quesada Heredia vrs Alajuela Torneo Invierno 2012A la hora de las finales del fútbol nacional su nombre siempre está en la palestra. Se trata del silbatero Walter Quesada, a quien la Comisión de arbitraje, designó para dirigir el primer partido de la final entre Alajuelense y Herediano.

Ya son más de 15 años de portar el gafete FIFA y otro tanto de recorrer todos los estadios del fútbol nacional, en los que, sin lugar a ninguna duda, su trabajo ha dejado huella.

“En los partidos entre Alajuelense y Herediano hay una gran rivalidad de muchos años, que ha aumentado en los últimos años por el formato de campeonato, que los ha enfrentado seguido en instancias finales. Creo que será un buen partido”, manifestó Quesada.

Para Quesada, las experiencias vividas son muchas y la gran mayoría son muy satisfactorias, por lo que esta nueva final espera disfrutarla al igual que lo hace siempre que sale a la cancha.

“Hemos disfrutado por medio del arbitraje, no solamente del deporte sino de interactuar y compartir con personas de diferente pensar y cultura. El fútbol lo va metiendo en una disciplina en la cual si trabaja para triunfar, se tiene la oportunidad de alcanzar el éxito”, indicó Quesada.

Walter-QuesadA[1]Fuera de los terrenos de juego, Walter dedica su poco tiempo libre a lo que él llama uno de sus vicios como es la comida. También le gusta ver deportes e incluso practicar el fútbol como jugador, ya que son cosas que lo distraen de la presión que enfrenta siendo árbitro, y que al mismo tiempo le permiten compartir más con su familia.

Confiesa que desde que era un adolescente, siempre se planteó ser la máxima autoridad dentro de un terreno de juego, además, se fue poniendo metas y se visualizaba más allá de lo que hasta el día de hoy a alcanzado, y tal vez, aparte de sus condiciones naturales, esa sea la razón por la que se le cataloga como uno de los referentes del referato nacional.

Y es que dirigir 5 Copas UNCAF, 6 Copas Oro, cercano a cumplir 400 partidos en primera división como central, la Copa América del 2011, las 18 finales de la máxima categoría costarricense, nueve de ellas de manera consecutiva, así como poseer el record nacional de ser el silbatero más joven de pitar una final nacional con tan solo 24 años, lo avalan para tener dicha distinción.

Walter-Quesada“Siempre dije en mi interior que yo podía ser un gran árbitro, reconociendo que como todo ser humano tengo falencias, pero creo que para ser considerado como referente nacional, se debe, aparte de tener condiciones naturales, también disciplina, respeto, orden, responsabilidad, estabilidad emocional entre otros”, expresó Quesada.

Walter asegura que en general las sensaciones a lo largo de su carrera han sido positivas, pese a que la gran y única deuda que el arbitraje le ha dejado es la no participación en un campeonato Mundial.

Pero sin importar las razones por la cuales Quesada no llegó a cumplir ese sueño, estas no van a ser un impedimento para seguir caminado con la frente en alto y marcando pauta en el referato nacional.

Redactor: Daniel Quirós, colaborador Prensa Fedefutbol

 WhatsApp-Image-20160505 (2)