Diana SáenzHouston (Estados Unidos) – ¿Quién se atreve a hacer un pique con Diana Sáenz?. Quizá solamente el lateral de la selección mayor Cristian Gamboa, a quienes comparan por sus cualidades y habilidades dentro del terreno de juego.

Pequeñita solo en tamaño, porque su corazón y entrega es altísima. Cuando agarra velocidad no hay quien la pueda frenar y casi siempre termina en gol.

Pasar desapercibida en una concentración es imposible, porque siempre la escucharán contando chistes, haciendo bromas o simplemente regalando una sonrisa a quien le pase por el frente.

Pero está “simpatía” la deja de lado cuando pone un pie en el terreno de juego, para adoptar un papel sigiloso y simplemente decir presente con su estilo de juego. Así es Diana Sáenz Brown, una coronadeña que se ha convertido en pieza clave de la Tricolor.

“Soy una jugadora muy aguerrida, no doy un balón por perdido, me esfuerzo demasiado, pero más allá de marcar diferencia me encanta aportarle al grupo y que sea la selección la que salga beneficiada de mi trabajo y de mis corridas”. Así se describió la jugadora.

Su 1.51 centímetros de estatura y los 47 kilos que pesa, más allá de acomplejarla se han convertido en fuente de inspiración para demostrarle al mundo que “el no puedo” no existe, si usted trabaja y se lo propone.

“Mi estatura es una virtud, porque me ayuda a ser liviana dentro del terreno de juego, a correr hasta más no poder y driblar a muchas rivales. Quizá si fuera un poco más alta no podría ser hábil. A pesar de que no tengo zancada mis Diana Sáenz CRC vs USApacitos son rápidos y me ayudan a ser escurridiza”, declaró Sáenz.

Su perfil de juego la ha llevado a ser comparada con el lateral Cristian Gamboa, quien durante su carrera deportiva siempre ha sobresalido por su destreza y velocidad en el terreno de juego.

“Si lo analizo bien creo que nos parecemos, no solo en la velocidad, sino en que somos de los pocos laterales que con facilidad subimos y regresamos con rapidez, teniendo claro el ataque y la defensa”, aseveró la seleccionada nacional.

Aunque su humildad no le permite reconocerlo, la jugadora cuelga entre sus grandes logros el formar parte del once ideal de la CONCACAF. En el torneo preolímpico, aparte de sumar incontables asistencias, consiguió el sexto gol ante Puerto Rico y fue la artífice de la jugada de penal que culminó como el segundo tanto de las ticas ante México.

“No puedo dejarme ningún mérito, es algo que veníamos trabajando hace varios meses, por lo que independientemente de si sobresalgo o no al final quien sale ganando es Costa Rica, no Diana”, comentó Sáenz.

Sumando un sobrenombre más a su larga lista, “la correcaminos” aseguró que la palabra límite no está en su vocabulario, por lo que seguirá trabajando para dar sorpresas en la selección.Diana Sáenz CRC vs Puerto Rico

“Cada quien pone sus barreras y en su mayoría estos son mentales, por lo que para mi siempre habrá un más allá, sé que debo seguir esforzándome y si ahorita estoy sobresaliendo, tengo que resaltar aún más, marcar diferencia y que al final sea el grupo el único beneficiado”, puntualizó Diana Sáenz.

La costarricense finalizó asegurando que le encanta ser la pequeña jugadora que da sorpresas y que con facilidad puede dejar perdida en el camino a cualquier rival.